Mural Flores amarillas Grafiti Castillo Loira Camaron Vaca Escocia Mar

Ronquidos amarillentos

  • Categoría:





















  • El día 19 de marzo de 2010 nos alojamos en el hotel City Walls de Pekín. Este hotel se situa en el centro de la ciudad, en un barrio muy tradicional. Por cada paso que das, se palpa la convivencia y la cultura china de una manera muy cercana. Los timbres de las bicicletas siempre alertan de que vas ocupando las calles de mala manera. Los simples letreros, sin más, llaman la atención. A medida que te vas cruzando con transeuntes, los rostros no te parecen tan iguales. Por cualquier rincón existen tiendas de artesanía y de inéditos alimentos que es complicado identificar. Alertado por fétidos olores, se observa guardando cierta distancia, los baños comunitarios. Muchas de las familias no tienen servicio en su propio hogar y tienen que compartirlo con vecinos y turistas. Aquél barrio era muy diferente a lo que estaba acostumbrado a ver.

    En el hotel City Walls pasamos tres noches. Cada día, despues haber realizado las pertinentes visitas, rutas y excursiones, descansabamos en el patio central, desde el cual se podía acceder a nuestras cuatro habitaciones. Allí bebíamos ungüentos, charlabamos, recordabamos y planeabamos los días posteriores. Aquél patio estaba demasiado recargado orientalmente. Un futbolín con los mandos al revés y unos armarios plagados de profilácticos llamaron nuestra atención. Un ancho hombre vagaba siempre por la noche. Era un guardian. El mismo que nos daba de desayunar. La última noche en el hotel hacía frío en el patio y decidimos mover la tertulia al comedor donde desayunabamos cada día. Allí estaba el ancho hombre viendo una película de los Hermanos Marx. Al cabo de un rato, cuando acabamos con unas tristes latas de bonito, pan y una botella de vino chino Great Wall, escuchamos unos ronquidos. Allí, junto a nosotros, estaba él, nuestro guardian; el ancho hombre. Más estirado que nunca. En una posición un tanto fúnebre. Lo plasmé con flash incluido.., este no movió ni una pestaña.
    (c) Copyright 2011 Plasmado.