Mural Flores amarillas Grafiti Castillo Loira Camaron Vaca Escocia Mar

Mis 3 contradicciones

  • Categoría: ,

  • ¿Hay algún psicólogo que me eche un cable?

    Un pasodoble taurino interpretado con gran maestría me puede llegar a gustar muchísimo. Pero con todos mis respetos; una corrida de toros me parece una paletada cirquense atrapada en el tiempo. 
    "Paco Ojeda", "Puerta Grande" o "Nerva", entre otros muchos pasodobles taurinos, han sido compuestos para amenizar a toreros cuyo cometido es hacer vibrar a los aficionados y hacer sufrir a un animal hasta el punto de llevarlo a una agonizante y lenta muerte. Esto último hace que el espectáculo sanguinario del toreo me parezca una barbaridad del siglo XXI estancada y mantenida gracias a razonamientos medievales de una minoría.
    -En definitiva, me gustan los pasodobles taurinos pero no las corridas de toros.-

    ¿Habéis probado a cerrar los ojos escuchando de fondo "Mater Mea", "Jesus Preso" o "Virgen de los Estudiantes"? Lo recomiendo. Las obras procesionales, por lo general, son preciosas y a mí, particularmente, me ponen el bello de punta en muchas ocasiones. Una marcha de procesión puede transmitir un sinfín de emociones; se puede pasar de la sensación de tristeza a la de suma alegría en un abrir y cerrar de ojos, así es la música de poderosa. 
    Aunque para poderosa, la secta católica para la que estas marchas procesionales son compuestas. No entro en los múltiples detalles que podría exponer en relación a mi sentimiento hacia la iglesia. Simplemente entiendo de igual modo esta entidad legal como también entiendo y respecto las actividades legales de adivinación y tarotismo que a última hora de cada noche televisan en las cadenas de televisión. Pero no nos engañemos, dos ojos sin fe, no pueden ver una corona de espinas donde hay una corona de oro.
    -En definitiva, me gusta la música procesional pero no la iglesia.-

    Nunca podría dejar de escuchar "Los voluntarios", "Las corsarias" o "El sitio de Zaragoza" por el hecho de que sean obras musicales relacionadas con el ejército. Contundentes y enérgicas, las marchas militares, siempre y cuando no sean interpretadas por corneteros desafinados y redoblantes a destiempo, me hacen disfrutar. "El sitio de Zaragoza", obra de concierto con pinceladas militares por todos sus rincones, me chifla. 
    Del ejercito en sí, no puedo decir lo mismo. Con mucho respeto, creo que la historia de la humanidad sin ejércitos y sin armas, hubiera sido infinitamente mejor. Tan obvio que no añado más.
    -En definitiva, me gusta la música militar pero no el ejército.-

    Moraleja: me es indiferente que una marcha de procesión sea interpretada durante la faena de un torero o durante el desfile del ejercito militar el día del Pilar. 


    Esta foto fue tomada el 19 de febrero de 2012 en un bar de Madrid. 
    (c) Copyright 2011 Plasmado.