Mural Flores amarillas Grafiti Castillo Loira Camaron Vaca Escocia Mar

Triste Final

  • Categoría:

















  • Vendió todo su oro en una tienda de pancartas amarillas. Dejó el dinero obtenido a un gitano con restos de migas de pan en su bigote. A cambio, éste le ofreció una sobada y ancha soga. Lanzó sus zapatos lo más lejos posible y lo preparó todo con una gran soltura, como si no fuera la primera vez que hacía aquello. En segundos, aquella mujer de rimmel corrido, piernas de cabaretera y rizado pelo, quedó colgada ante los muchos transeúntes que por allí caminaban. Nadie la miraba. Nadie se percataba de aquella extrema situación. La única mirada era la del gitano que le había proporcionado la soga. Éste gritaba informando que sus calzoncillos y sus calcetines eran los más baratos.., los mejores. Que se los quitaban de las manos. Que el corte inglés estaba allí mismo.
    Se desgañitaba sin apartar sus ojos ensangrentados de la hermosa joven de mirada muerta. El sol la iluminaba, le daba un toque angelical. Pero aún así, nadie la veía... nadie... ni siquiera yo.

    Esta foto fue tomada el día 4 de Diciembre de 2011 en el Rastro de Madrid.
    (c) Copyright 2011 Plasmado.